miércoles, 21 de abril de 2010

Morfología Externa

Se llama trapío de una res al conjunto de caracteres de apreciación visual que hacen juzgar de su aspecto, estampa y probables condiciones de lidia, si bien antonomásticamente por trapío se entiende el buen trapío. En el toro de trapío se exige, además de las condiciones particulares de sus órganos y regiones conforme voy a exponer, energía y viveza de movimientos que indiquen su nerviosidad, piel fina o aterciopelada que transparente su musculatura potente, que haga aparecer al animal flaco sin estarlo, porque la grasa excesiva no le de la forma que, en lenguaje taurino, se llama acochinado.
Este toro será de esqueleto fino, que se reflejara en su cabeza, cabos y pequeñas pezuñas; de cuello proporcionado, pues los de cuello corto no bajan la cabeza y los de cuello largo la tienen muy movible y las agujas muy lejanas.
Los toros cornalones cornean pesadamente, y solo convienen al picador, que puede castigarles impunemente mientras quedan enganchados en el caballo; los gachos quitan emoción a las suertes, etc. Por esto los cuernos estarán bien puestos y serán de tamaño medio. Y así, sucesivamente, veremos que el toro de trapío es este toro ideal que suenan los buenos aficionados y que promete una lidia artística, en la que habrá de lucir su bravura y su nobleza.
Para poder hacer tales apreciaciones estudiaremos detalladamente cada una de las distintas regiones externas del cuerpo del toro, dividiéndolo antes en tres tercios: anterior, medio y posterior. A veces, y con notable impropiedad, se llaman cuartos a estas porciones, hablándose del cuarto anterior y del posterior, cuando estos son términos de carnicería, en cuya industria se llama así a cada una de las cuatro partes en que se divide un animal, teniendo por elemento esencial cada una de sus extremidades.
En todo trío pudiéramos admitir tales denominaciones en plural como equivalentes a los tercio anterior y posterior. Así, diríamos tercio anterior cuartos anteriores.
TERCIO ANTERIOR
En la cabeza debe distinguirse la parte mas elevada entre los dos cuernos, que puede llamarse mono, vertex o vértice, y en cuya parte posterior se encuentra nuca u occipucio, con el agujero magno u occipital, cual es preciso acertar para el descabello, única forma de llegar con la punta del estoque o con la puntilla interesar la masa encefálica y producir la muerte instantánea por herida del bulbo.
En esta zona superior de la cabeza existe, a veces, un mechón de pelos que sobre la frente, dando lugar a que se denomine ; toro meleno .A ambos lados de la nuca se encuentran los cuernos o astas, cuya conformación tanto influye en la buena presentación del toro de lidia y cuyas partes son: el rodete o inserción, cepa, centro, pala y pitón nombres que no necesitan ser definidos aquí, pues se enumeran en orden desde la base a la extremidad son, además, bastante gráficos.
 Las orejas, situadas debajo de los cuernos, son la parte externa del órgano auditivo, y no deben se grandes y si vellosas y movibles, indicando nerviosidad y nobleza, y no padecer sordera ni parálisis. La frente es la parte superior de la cabeza, limitada por el borde cresta o eminencia superior del frontal, de ondulación característica en las distintas razas taurinas, por el moño, ojos y por el nacimiento de la nariz. Las sienes son las partes laterales de la frente. Los ojos, en los que se distinguen los parpados con sus pestañas en su bordes, y los que forman en su unión dos comisura o ángulos, que son: el nasal o interno, uno, y temporal o externo, el otro.
También es de notar la membrana detersoria (nictitante), cuerpo clignotante o tercer parpado rudimentario, reducido a un repliegue en la comisura nasal; y finalmente, la glándula lagrimal, con su conducto de este nombre que desemboca en la nariz. La nariz es la región limitada por el testuz o frente, el labio y las quijadas; su parte superior se llama raíz de la nariz; la parte media, dorso nasal, y la final puma de la nariz, a cuyos dos lados se encuentran la aberturas externas de la cavidad nasal, que se llamas ventanas de la nariz u ollares, que deberán ser amplio y dilatados.
Los carrillos o caritas son las partes laterales de la cara, que tienen por base los maxilares anteriores. También encontramos en esta región la boca con sus dos labios, que forman el morro u hocico, y llama dos, el uno, superior o anterior, y el otro, inferior . posterior. Este ultimo da lugar a la barba o mentón que es la parte saliente y carnosa situada debajo de mismo. La unión de ambos labios da lugar a las
dos comisuras labiales, derecha e izquierda.
Los maxilares inferiores dan asimismo lugar exteriormente a las quijadas, cuyos bordes inferiores forman el canal exterior. En la boca existe el importante órgano, asiento del sentido del gusto, que es la lengua, factor importante también en la masticación, aprensión y deglución de los alimentos. En la parte inferior de la lengua, y para fijar esta al canal lingual, existe el frenillo.
También se encuentran en la boca las encías, lugar en que están situados los dientes y cuyas porciones desprovistas de ellos se llaman barras o diastemas. La cabeza en el toro deberá ser mas bien pequeña que grande, de piel fina que haga patentes los vasos y músculos superficiales; la cabeza carnosa y de piel gruesa se llama empastada, y es propia de animales bastos y de escasa nerviosidad y energía.
 La frente o testuz será ancha y cubierta de pelo rizado, que cuando es abundante con :exceso da lugar a que se llame al toro carifosco. Tanto el testuz como el dorso nasal determinan el perfil de la cabeza, mas o menos cóncavo o chato. Si el hocico fuese muy largo y la cara estrecha, se dice que el toro es cariavacado. Si además de chato el toro es de cabeza coma y corniapretado, se le llama chatobrocho.
Los cuernos serán fuertes y bien pulidos, puntiagudos, bien colocados (con dirección lateral primero, luego hacia adelante y, finalmente, hacia arriba) y de color oscuro; el hocico, también oscuro, fino y fresco; los ojos, brillantes y encendidos, v mas bien grandes que pequeños. Los ojos denominados saltones o chicos son indicio de defectos en la vista.
Son de estos los principales: la miopía, en que no ven de lejos, teniendo los ojos ahuevados; la presbicia, en que el animal ve bien de lejos y casi nada de cerca, embistiendo solamente por donde se hace ruido y arrancándose bien si se le cita desde lejos. La hipermetropía es un defecto que impide ver bien tanto de lejos como de cerca, haciendo pelea de quedados los toros que la presentan, los cuales tienen los ojos de cerdo (pequeños y hundidos). De modo general, se llaman burriciegos a todos los toros en los que se observan tales defectos.
El cuello del animal une la cabeza con el tronco, y en ella se distinguen dos tablas, derecha e izquierda, y dos bordes, el superior, cervical o cerviz, y el inferior o traqueal. La parte anterior de la cerviz mas ensanchada se llama cerviguillo o morrillo, cuyo grosor es símbolo de energía y masculinidad, debiendo, además, ser bien levantado.
Por el borde traqueal se forma un repliegue de la piel que se llama corbata o papada, que cuando esta muy desarrollada origina el toro badanudo, que es indicio de bastedad de piel, por lo menos. El cuello, en general, deberá ser grueso y como, pues será cuello de vaca cuando es largo y débil. Por las tablas del cuello corren las venas yugulares, por donde se sangra al ganado vacuno.
Podemos considerar el origen de las extremidades anteriores en la cruz, rubios o agujas, que es el punto de unión del cuello, en su borde cervical, con la línea dorsal y también el punto de las estocadas bien dadas; de la cruz parte, inclinada hacia delante, la espalda o paletilla formando en su terminación el encuentro hombro o puma de aquella, coincidente con la articulación escapulohumeral. Según la inclinación de la espalda, así deduciremos la aptitud mas o menos corredora del bicho, pues la muy inclinada es propia para la velocidad y la vertical es mas propia de los animales de poder.
Según la cruz sea mas o menos patentemente desarrollada se llama a los toros altos o bajos de agujas. Se llama brazuelo a la porción de la extremidad anterior comprendida desde el hombro al codo o codillo, cuya base es el humero, y que se confunde corrientemente con la espalda. Pecho es la porción del cuerpo situada en la terminaci6n del cuello y en la parte anterior del tronco, cuyo desarrollo y anchura indica potencia y energía en el animal, cualidades que se aprecian después de muerto por la medida del perímetro torácico, o en vivo a simple vista. En la parte inferior del pecho se encuentra el esternón.
EI antebrazo es la región comprendida entre el codillo y la rodilla, que time por base el cúbito y radio. Tanto el antebrazo como el brazuelo deben ser largos y musculosos en los animales de muchas facultades o pies. Entre la cara interna del antebrazo y el tronco se forman las axilas, que limitan la zona interaxilar. La articulación del brazo con el antebrazo se llama, como he insinuado, codo o codillo. La rodilla esta constituida la anterior del toro por el carpo o huesos carpianos, que articulan el antebrazo con la canilla, y bien se comprende, por tanto, que no se trata anat6micamente de una verdadera rodilla, ya que no existe una rotula, como en las posteriores.
La canilla o cana es la parte de la extremidad situada debajo de la
rodilla y que tiene por base el gran metacarpiano, distinguiéndose en su parte posterior el tendón flexor, que debe estar bien despegado y desarrollado, así como la rodilla y la canilla conviene que sean gruesas o robustas. Sigue a la canilla el menudillo o abultamiento correspondiente a la articulación de la cana con la cuartilla, pudiéndose ver en su parte posterior unas callosidades o pezuñas rudimentarias, puesto que, no llegando al suelo, no tienen función alguna. Se llama cuartilla a la porción que, inclinada, une el menudillo con la corona o parte circular, que bordea superiormente la pezuña.
TERCIO MEDIO
Se comprende en esta porción del cuerpo de los animales a la totalidad del tronco, a excepción de las regiones que quedan incluidas en los tercios extremos, y así estudiaremos bajo este epígrafe el dorso, situado entre la cruz y los lomos, teniendo por eje la parte de la columna vertebral formada por las vértebras dorsales. Riñones o lomos son la continuación del dorso y llegan hasta la grupa, siendo su eje la parte lumbar de la columna.
Costados, costillares o costillas son las paredes laterales de la cavidad torácica, formada por los huesos de ese nombre. Vientre es la parte inferoposterior de las paredes del abdomen, a continuación de los costados. Ijares, ijadas o vacíos son las porciones limitadas por las costillas, lomo, vientre y caderas. Las ingles son las partes internas comprendidas entre los muslos y la parte contigua del abdomen, llamada braga o bragada. Los órganos genitales externos del macho comprenden: el miembro, pene o meano, terminado por el prepucio, que recubre el glande, y los testículos, encerrados en una bolsa membranosa llamada escroto.
El dorso deberá ser recto y no ensillado; los lomos, amplios y musculosos; las cuartillas, ni muy largas ni comas; las pezuñas, o pezuñas, deberán ser pequeñas, duras, casi pétreas, brillantes, sin hendeduras y de color oscuro. El vientre será de escaso desarrollo, galgueño, aunque bien conformado, y los órganos genitales machos, de normal desarrollo y bien descolgados. Los de gran desarrollo indican que el toro ha padreado.
TERCIO POSTERIOR
La parte superior de la grupa se llama palomilla, que es continuación de los lomos, y los dos pianos o tablas laterales son las ancas o lianas, en que los toros son herrados. Se llaman caderas o cuadriles los salientes laterales que corresponden a las articulaciones coxofemorales, que cuando están a distinta altura a causa de diversos accidentes se llama al toro lunanco. Las nalgas son las zonas posteriores de la grupa, que tienen por base las pumas del hueso isquion, que forman también las pumas de las nalgas.
El nacimiento de la cola se llama penca o muslo, el cual debe ser de alta inserción fina, bien poblado en su bona o terminación, que sobrepasara a los corvejones. Cuando el ratio llega al suelo se llama al toro rabilargo, en contraposición de rabicorto y de colin, que son los de cola coma. Se llaman rabones a los toros sin cola.
Por debajo de la cola se encuentra el ano o abertura posterior del aparato digestivo, y en las hembras, además, la vulva o natura, parte externa de los órganos genitales femeninos. Se llama periné a la región comprendida entre el escroto y el ano en los machos, o entre las ubres y vulva en las hembras, presentando una línea media llamada rafe. Las tetas, mamas o ubres, poco perceptibles en las novillas que aun no han criado, terminan por pezones o tetinas, en número de cuatro en la vaca, además de algún pezón suplementario, que puede presentarse.
Muslo es la porción superior de las extremidades posteriores, a la que sirve de base el fémur, terminando en la babilla o articulación de ese hueso con la tibia, que sostiene a la pierna, inclinada de modo opuesto al muslo y terminando en el corvejón, Jarrete o tarso, que es la articulación de la tibia con el gran metatarsiano o canilla posterior.
EI corvejón presenta dos caras laterales, una interna y otra externa, y dos ángulos, uno anterior o pliegue del corvejón y otro posterior o puma del mismo, originada por la del calcáneo y en donde se inserta el tendón de Aquiles. A partir del corvejón existen en las extremidades posteriores las mismas partes que en las anteriores, que ya han quedado indicadas. La grupa deberá estar bien desarrollada, ya que en general el ganado de lidia suele ser muy pobre del tercio posterior, resultando animales desequilibrados y flojos de piernas. Los corvejones deberán estar fuertemente desarrollados y sin encontrarse demasiado unidos, to que
originaria el toro que llaman los aficionados zancajoso. Las ancas no serán muy salientes (alto de cuadriles), ni tampoco muy próximas, pues contribuirán a producir el defecto que se conoce con el nombre de grupa almendrada o de polio.
EDAD DE LOS TOROS POR SU CORNAMENTA
Los cuernos se desarrollan sobre las clavijas o muñones del hueso frontal; son de origen epidérmico, huecos y de sección circular. Al mes de nacido el becerro aparecen los cuernos, rompiendo unos abultamientos que antes aparecieron, y crecen a razón de un centímetro por mes, aproximadamente.
Al transcurrir un ano empieza la descamación superficial del cuerno, del que se desprenden unas laminillas o tiras que dan a este un feo aspecto, señalándose en su base un pequeño rodete o surco. Sigue este fenómeno de descamación mas intenso cada vez, apareciendo a los dos anos otro ligero anillo, a la vez que crecen las astas. Al tercer ano aparece un tercer anillo, o surco mas profundo, y que ya no se borrara, como los dos anteriores, y que puede, por tanto, llamarse primer rodete permanente.
A esta edad se muda toda la parte superior del cuerno, en forma de funda o bellota, quedando el cuerno brillante y como nuevo, gracias al roce del asta contra las de los compañeros o con los árboles, que el animal siempre procura.
De aquí en adelante se forma anualmente un nuevo anillo o rodete en la parte inferior de los anteriores. A los diez o dote anos los cuernos se adelgazan y deforman, retorciéndose las puntas. Como resumen diremos que hasta el tercer ano la edad del toro es de un mes por centímetro de longitud del cuerno, o de un ano por anillo caduco que pueda observarse. Desde los